La humorista Chiqui Aguayo tuvo una presentación en el Festival del Huaso de Olmué que difícilmente podrá olvidar.

Su rutina estuvo marcada por bromas sobre ella y el bullado impás con Alberto Plaza, hicieron reír de principio a final al Patagual.

Aguayo hizo un viaje en el tiempo con un diario íntimo donde contaba sobre las distintas etapas de su vida como niña y adolescente y su sueño de ser parte alguna vez en su vida del Festival de Viña del Mar.

“Cuando sea grande, me gustaría estar en el Festival de Viña y no decir ningún garabato. Ser muy educada y femenina”, dijo irónicamente haciendo estallar en risas al Patagual.

Su rutina tuvo que ser interrumpida por unos minutos a consecuencia de un amago de incendio por un foco de luz en la parte superior del escenario, pero la humorista luego de la pausa siguió haciendo reír al público presente con una rutina llena de autobulliyng.

El remate de Chiqui para cerrar su rutina, tuvo nuevamente relación con el Festival de Viña 2017 donde aseguró que la persona que fue grosera, no fue ella sino que la intérprete de señas quien con su lenguaje  llevó los chistes de Aguayo a la historia.

Según cifras de rating  la presentación de Chiqui Aguayo tuvo en promedio 20 puntos y un peak de 23 puntos igualando a Belén Mora quien se presentó la noche anterior  en el Festival de Olmué.