De visita en Valparaíso, Walker contó a El Mercurio que el Festival de Viña será el desafío más importante de su vida, ya que su guitarra defenderá a nuestro país en la Competencia Folclórica, presentándose el día 24 de febrero, con la canción “Y arderán”.

La composición tiene un rimo de zamba y el joven cantautor nacional está preparando su vestuario para reflejar la identidad del folklore chileno y latinoamericano con la producción, que nació, según cuenta, en medio de un ensayo.

Exitoso 2018

Luego de un año cargado de presentaciones en grandes eventos, como el Lollapalooza Chile, junto a su banda Huasi Kuta, el músico llenó el Centro cultural Matucana 100 y la Sala Máster de la Radio Universidad de Chile, con dos presentaciones como solista, además, de obtener una nominación a los Grammy Latinos, gracias a su segundo disco “Brotes”. En tanto que, con su primer disco, “Felicidad”, ganó un premio Pulsar. Su música se adentra tanto en el pop como en las raíces folklóricas de Chile y América Latina.

Sus orígenes

Benjamín Walker es hijo del ex senador por la Quinta Región y militante DC, Ignacio Walker y de la cantante nacional Cecilia Echenique, quienes son, según cuenta, los más felices por su participación en el Festival de Viña 2019.

El resurgimiento de la Canción Popular

El artista reconoce que, a nivel latinoamericano, existe un auge notorio de la canción popular y, sobre todo, de los cantautores,  lo cual, afirmó en El Mercurio, viene dado, en parte, por la situación política que vive el continente, ya que, la canción popular es una forma de resistir ante los conservadurismos de esta época.